Saltar al contenido

Cómo escribir una buena introducción

Elaborar un trabajo de investigación implica una serie de procesos y etapas a desarrollar.

En este marco, una de las mayores dudas, es como se debe elaborar la introducción.

La introducción de un trabajo de investigación consta básicamente de tres aspectos fundamentales:

  • Objetivo de la investigación
  • Importancia del trabajo que se realiza
  • Conocimiento del tema.

El texto de la introducción inicia con consideraciones generales y frecuentemente termina con el objetivo o propósito del trabajo.

La introducción es una parte muy importante dentro de un informe, trabajo de tesis o monografía. La función principal de una introducción es poner en contexto al lector respecto de la temática a tratar en el escrito.

Procedimiento para elaborar una introducción

Introducción1

En este artículo, brindaremos la información necesaria para elaborar la introducción correctamente.

Para ello, debemos conocer lo siguiente:

  1. -En primer lugar, como es obvio, el tema del trabajo y la razón por la cual se está desarrollando.
  2. -Además, tener claro, cuál es el objetivo de elaborar ese escrito. Si es que se trata de analizar una situación, de describir hechos, de exponer sus ideas sobre algún tema, etc.
  3. -Tener presente la importancia de la introducción, dado que es una entrada interesante al leer un libro o trabajo de investigación. El lector a través de la misma, podrá sentirse tanto atraído por el trabajo o perder el interés sobre su contenido.
  4. -Descripción del tema en forma resumida.
  5. -Mencionar el objetivo por el cual se realiza el escrito
  6. -Señalar las interrogantes que se desea resolver
  7. -Detallar al lector la estructura del trabajo de investigación

CONSEJOS PARA ESCRIBIR UNA INTRODUCCIÓN

  1. -Se debe procurar ser creativo y original a la hora de escribir la introducción. El texto de la introducción debe buscar ser de lectura sencilla, pero sin dejar de ser interesante.
  2. -Se deben señalar los puntos principales de la investigación. Dichos puntos ponen al lector en contexto de lo que va a encontrar en el trabajo de investigación o libro.
  3. -Si no está seguro de cómo escribirla, siempre puede buscar información acerca de modelos de introducción y su estructura. Adapte su contenido a dicho modelo.
  4. -La introducción debe estar enfocada concretamente en la información del tema, por ello, defina claramente el problema de la investigación.
  5. -En el final de la introducción, el lector debería saber con alguna precisión que pretende el autor con el texto. Así mismo, debe tener además una idea aproximada de lo que encontrará en las páginas que leerá.
  6. -La introducción no debe ser muy extensa, quizás una o dos hojas. En todo caso la extensión dependerá del volumen del texto en general. De todos modos, por regla general, una introducción muy larga puede ser tediosa para el lector.
  7. -En la redacción de la introducción, se debe tener en cuenta el público hacia el cual va dirigido el texto.  La idea es atrapar su atención, incluyendo alguna anécdota o experiencia referida  al tema,
  8. -La introducción debe presentar, un lenguaje simple y claro. Esta debe ser entendible para  todos los públicos.
  9. – Muchas personas trabajan determinado esquema y recién al final del proceso escriben la introducción. Si esto va con su forma de trabajar, entonces aplíquelo y tendrá un conocimiento más amplio de como estructuró todo el trabajo.