Saltar al contenido

Cómo hacer reparaciones sencillas en el hogar para ahorrar dinero

A veces, aunque no lo esperemos, suceden una serie de imprevistos en el hogar.

Subsanar problemas como una tubería rota, un mueble estropeado o la pintura en mal estado, pueden afectar la economía del hogar si no estamos bien preparados.

Por ello, ¿te imaginas cuánto tiempo y  dinero podrías ahorrar si pudieras hacer las reparaciones por ti mismo?

Esto es posible si cuentas con las herramientas adecuadas y mucha determinación para solucionar estos problemas.

La mayoría de las personas están demasiado ocupadas o no tienen idea de cómo arreglar cosas simples en la casa.

Cómo hacer reparaciones fácilmente

Reparaciones 1

Es necesario hacer cada cierto tiempo algunas funciones de mantenimiento en el hogar, para mantenerla en óptimo estado.

A continuación compartimos algunas recomendaciones de cómo mantener el hogar en óptimas condiciones a través de reparaciones sencillas:

1) Hay reparaciones que puedes hacer tu mismo como son cambio de persianas, arreglo de puertas y pintura. No se requiere conocimientos técnicos,  porque con simples tutoriales de youtube puedes aprender a repararlas en simples pasos.

2) Si cada vez que abres las puertas de tu casa, sientes un sonido desagradable de las bisagras, significa que necesitan mantenimiento. Con un algodón empapado de aceite puedes solucionar ese sonido en 2 minutos. ¿No tiene aceite para las bisagras?, entonces usa aceite de cocina.  En pocos minutos te olvidarás de esos sonidos desagradables sin gastar dinero.

3) Si necesitas pintar tu casa, también puedes hacerlo y ahorrar dinero. Tanto las puertas como las paredes pueden ser pintadas por ti mismo y no es un trabajo que implique demasiado esfuerzo, pero si, determinación.

Antes de pintar las paredes, requerirás hacer una preparación previa.  Con ayuda de una espátula y una lija, podrás retirar cualquier resto de pintura y cemento que se encuentra en la pared.  Aparte de usar la lija para retirar la pintura, deberás rellenar cualquier abolladura u orificio con masilla para uniformizar la pared antes de pintar.

Una vez que has retirado la pintura de la pared y reparado cualquier daño previo, se debe aplicar un “imprimante” para fijar bien la pintura. Elige tu color preferido, tomando en cuenta que los colores claros son ideales para los lugares pequeños.

Para pintar las paredes, requerirás brochas gruesas y un rodillo para la parte alta de las paredes. Opta por una pintura lavable en caso hayan niños pequeños en casa.

Por último, no te olvides de proteger todos tus muebles con plásticos o trozos de tela gruesas antes de pintar las paredes.

4) Revisa el piso de la casa. A veces puede haber una mayólica en mal estado y tú mismo puedes repararla sin contratar a ningún albañil. Con ayuda de un martillo y una espátula puedes retirar la mayólica y colocar una nueva con cemento. Da pequeños golpes en la mayólica dañada usando el martillo y retira los restos con la espátula. Posteriormente, limpia los restos de cemento, añade mezcla de cemento nueva y reemplaza la mayólica dañada.

Toma en cuenta que en caso la mayólica de todo el piso esté bastante desgastada, quizás deberías evaluar la posibilidad de cambiarla en su totalidad. Esto se debe a que al colocar una sola nueva mayólica en un piso desgastado, producirá un contraste con las demás mayólicas, que se verá poco estético. Evita este problema.

Esperamos que estas recomendaciones sean de tu agrado.