Saltar al contenido

Cómo preparar una rica leche condensada

¿A quién no le gusta la leche condensada? Ésta es una pequeña variante que se usa para darle un mejor toque a otros alimentos, ya sea el café y, claro, para ser usado como ingrediente en postres. El sabor clásico es dulce, ya que se elabora a base de azúcar y su textura es muy espesa. Lo mejor de la leche condensada es que no existen dificultades al momento de hacerla.

Usualmente vamos a un supermercado y la compramos lista, pero, si tienes algo de tiempo extra, la receta casera te servirá más que la industrializada ya que le das tu toque personal. En caso de que ames este lácteo o pretendas hacer muchos postres, hoy en Descubrelo.Online te enseñamos a prepara leche condensada sin salir de la comodidad de tu hogar.

¡Es momento de preparar una rica leche condensada!

Leche Condensada1

Materiales a utilizar:
  • 400 gramos de leche en polvo
  • 550 gramos de azúcar
  • 230 mililitros de agua

Preparación:

Lo primero que harás para preparar la leche condensada casera es usar la leche en polvo, el azúcar y el agua. En caso de que te sea complicado obtener la leche en polvo, la puedes remplazar usando 750 mililitros de leche (y, obviamente, ya no necesitarás del agua).
Lo siguiente sera poner en un a olla o cazo cada uno de los ingredientes a usar y calentarlo todo a fuego lento. Es necesario que ni por un momento despistes la mezcla y vayas moviendo constantemente. En caso de que uses la leche en polvo, notarás que al comienzo se va formando una masa bastante gruesa, espesa y granulada. Esto no tiene que inquietarte, a medida que se vaya calentando y le des vueltas, se irá deshaciendo poco a poco.

Te recomendamos usar alguna cuchara de madera o varilla para que remuevas la mezcla con mayor facilidad. Recuerda que no puedes dejar que hierva, ya que la idea es que la leche se calietne junto a todos los ingredientes para que se combinen apropiadamente. Solo así conseguirás la consistencia necesaria.

En caso de que uses la leche normal en vez de leche en polvo, recuerda que el procedimiento de esta preparación suele ser más lento. De hecho, te costará más lograr ese espesor tan característico de la leche condensada. Si usas la leche en polvo, tardarás unos 20 a 30 minutos en prepararla, pero, si usas leche líquida, el proceso puede extenderse hasta una hora completa.

Cuando hayas logrado esa consistensa, tendrás que retirarlo del fuego y esperar a que se enfríe. Mientras esperas, notarás que aún está con más espesura, así que no pasa nada si terminas por retirarla antes de tiempo, será lo mismo (quizás hasta mejor).

Cuando la leche esté fría, puedes proceder a almacenarla en algún tarro y meterlo en la nevera para que logre mantenerse.

Con esto ya sabes preparar una rica leche condensada casera, ¿qué te ha parecido el proceso? Fácil, ¿verdad? Si tienes alguna duda, puedes comentar a través de la caja que verás más abajo.